BANGKOK (REUTERS) – El Ministerio de Finanzas de Tailandia recortó el miércoles (29 de enero) su pronóstico de crecimiento económico para 2020 al 2.8 por ciento desde el 3.3 por ciento proyectado hace tres meses, citando exportaciones más débiles, un presupuesto retrasado y la propagación de un nuevo virus de China.

El ministerio recortó su estimación para las exportaciones de 2020, un impulsor clave del crecimiento, a un aumento de solo 1 por ciento desde un aumento anterior de 2.6 por ciento, dijo Lavaron Sangsnit, jefe de la oficina de política fiscal del Ministerio de Finanzas, en una conferencia de prensa.

“A pesar de las rebajas, la economía sigue creciendo”, dijo. “Los principales impulsores serán la inversión privada y los grandes proyectos de inversión pública”.

El ministerio estimó que la economía creció un 2.5 por ciento el año pasado, el ritmo más débil en cinco años, después de expandirse un 4.1 por ciento en 2018. Los datos oficiales del producto interno bruto (PIB) de 2019 deben presentarse el 17 de febrero.

La segunda economía más grande del sudeste asiático depende en gran medida de las exportaciones, que se han visto afectadas por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y la lenta demanda mundial.

El turismo, otro factor clave, se ve afectado por la prohibición de China de todos los viajes grupales debido al virus.

La Autoridad de Turismo de Tailandia esperaba el martes que el número de turistas chinos, la mayor fuente de visitantes de Tailandia, cayera en dos millones este año desde los 11 millones del año pasado.

Sin embargo, el Ministerio de Finanzas espera que el número total de turistas extranjeros caiga en 400,000 a 41.1 millones este año, con la esperanza de que otros países ayuden a compensar la falta de visitantes chinos, dijo Lavaron. En cuanto al presupuesto, los retrasos en el plan para el año fiscal actual afectarán solo los nuevos proyectos de inversión del gobierno, mientras que otros aún pueden continuar con el proceso de licitación, dijo Lavaron.

“No habrá interrupción ni cierre del gobierno”, dijo.

El presupuesto de 3.2 billones de baht (140.5 millones de dólares singapurenses), que se suponía que comenzaría el 1 de octubre, está a la espera de un fallo judicial sobre la validez del proyecto de ley de presupuesto.